Sistemas de goteo, ahorro y eficiencia – Riego Localizado

Existen muchos sistemas de riego, pero no hay ninguno que optimice y aproveche más el agua que el de goteo. Los sistemas de riego por goteo o de riego localizado, son la mejor opción en la mayoría de los cultivos ya que nos permiten reducir el consumo de agua al mínimo.

¿Por qué es tan eficiente el riego por goteo?

Los sistemas de riego por goteo, desde los más simples con goteros pinchados a los más avanzados con goteros incorporados, nos permiten aplicar el agua de riego en los lugares indicados. Reduciendo así la cantidad de agua desperdiciada, que se filtraría sin ser aprovechada por nuestros cultivos, o ayudaría al crecimiento de malas hierbas.

¿Cómo funciona un sistema de riego por goteo?

sistema de riego por goteo en campo de pepinos

El funcionamiento de un sistema de riego por goteo es sencillo de entender. Las tuberías de goteo, normalmente de 20 o 16, se colocan sobre las raíces de nuestros cultivos o soterradas si es el caso. Estas tuberías disponen de goteros, que serán los encargados de distribuir el agua cuando esta fluya por las tuberías.

¿Qué tipos de goteros encontramos?

En el mercado encontramos gran cantidad de goteros, pero no todos son iguales. Para poder conocer las características de cada uno, vamos a diferenciarlos en varias categorías, pudiendo cada uno pertenecer a una o varias de ellas.

Goteros incorporados o externos

Antes de nada, vamos a dividir los goteros en 2 categorías, los goteros incorporados y los externos . Cada uno de ellos, nos aporta una solución distinta a nuestro riego:

Goteros incorporados. Estos goteros, se encuentran ya en la tubería de riego. Se encuentran a la misma distancia unos de otros, y son muy utilizados para plantaciones hortícolas. Tuberia goteo, gotero incorporado

Goteros externos o pinchados. Estos goteros, se colocan en donde se necesitan, pueden ir acompañados de un microtubo para su perfecta colocación. Muy utilizados en jardinería, sobre todo para riego de tiestos y macetas.

Gotero Externo para pinchar en tuberia

Gotero autocompensantes o turbulentos

La finalidad de ambos goteros es la misma, mantener un flujo constante de agua, pero cada uno de ellos lo hace de forma distinta. Los goteros autocompensantes incorporan una membrana que depende de la presión del agua. Cuanto mayor la presión, más resistencia opondrá la membrana a la salida del agua manteniendo siempre un caudal constante.

Por otro lado, los goteros turbulentos funcionan variando los litros de agua por minuto según la presión, es decir, cuanto mayor sea la presión, mayor será el flujo de agua. La elección del tipo de gotero dependerá siempre de nuestras necesidades, diferencias de altura y longitud, por lo que recomendamos realizar un estudio previo para instalar el sistema adecuado.

Además, también encontramos goteros diseñados expresamente para su uso subterráneo. Os invitamos a visitar RootGuard Drip In, el gotero autocompensante subterráneo. para conocerlos un poco más.

Ya conoces un poco más el riego por goteo. ¿Quieres instalar un sistema de riego por goteo? ¡Contacta con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.