Buen diseño del sistema de riego

No solo las nuevas tecnologías influyen en la eficiencia de un sistema de riego. Un buen diseño y planificación de este, es lo más importante a la hora de instalar un sistema de riego eficiente.

Para poder diseñar un buen sistema de riego, es necesario disponer de la suficiente información, a fin de evitar posibles inconveniencias.

¿Qué necesitamos saber?

-Nuestra fuente de agua.

Lo más importante a la hora de diseñar un sistema de riego, es conocer nuestra fuente de agua. ya que de esta dependerá el resto del sistema. Cantidad de agua disponible, presión, calidad de la misma.

-El desnivel o desniveles de nuestro terreno.

Ya que, si no disponemos de un terreno completamente llano, deberemos de adaptar nuestro sistema de riego para realizar una distribución correcta.

-El tipo de suelo y sus variaciones.

Y aunque es algo que mucha gente no tiene en cuenta, el tipo de tierra del terreno influye en la absorción y distribución del agua.

-Que vamos a regar.

Y esto es muy impórtate, ya que la instalación no será la misma, por ejemplo, para una plantación de frutales que para una de hortalizas o el riego de las plantas de nuestro jardín u otras ornamentales.

Ya tengo toda esa información ¿Ahora qué?

Vamos a analizarla, y ver nuestras necesidades. Calcularemos la cantidad de agua que necesitamos para realizar el riego, y las distintas opciones para una buena distribución de esta. Por ejemplo: en un gran terreno de césped, instalaremos riego por aspersión, ya que la instalación de un sistema de goteo sería muy costosa. Pero en las zonas de arbolado y plantas ornamentales, sí que instalaremos este goteo.

Realizaremos un diseño sobre plano de la disposición de las tuberías y sistemas de riego. De esta forma podremos calcular la presión y necesidades hídricas del sistema para un riego uniforme y sin perdidas.

Separaremos nuestro riego en sectores. Ya que nuestras plantas no son todas iguales, ni tienen las mismas necesidades hídricas. Procuraremos un sector de riego independiente, según las necesidades de cada planta. No queremos decir que programes un sector para cada planta, sino que diferencies claramente el riego, por ejemplo, del césped (mediante aspersión) al de los árboles y plantas ornamentales. En el caso de la agricultura, podemos separarlo por cultivo o variedad.

Recuerda que, si estás pensando en realizar una instalación de riego, Soluciones hidráulicas es lo que buscas. Contacta con nosotros e infórmate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.