Sistemas de riego – La mejor inversión de futuro

En el mundo de la agricultura, existen muchos factores que determinan el éxito o no de una explotación agrícola. Uno de los más importantes es el sistema de riego, ya que, realizando una adecuada y buena instalación, podemos ahorrar mucho tiempo, agua y dinero en nuestra explotación.

Los pequeños agricultores, no suelen invertir en sistemas de riego eficientes, buscando el coste mínimo a la hora de instalar un sistema de riego. Esto es un error gravísimo, porque realizando una buena instalación, aunque pueda resultar un poco más costosa, se va a rentabilizar más la inversión. No solo hablamos de rentabilidad monetaria, hablamos de tiempo, cantidad de agua y quebraderos de cabeza. Conseguir la máxima eficiencia con el mínimo consumo.

¿Por qué invertir en un sistema de riego de calidad?

A la larga, las instalaciones “Baratas” y mal diseñadas o con materiales de mala calidad, suelen tener un menor rendimiento y aprovechamiento de los recursos, así como más averías. Esto se traduce en que los costes de mantenimiento y reparación de este tipo de instalaciones de riego superan con creces el ahorro inicial. Como se dice comúnmente “lo barato sale caro”.

Es cierto que no todo el mundo puede realizar una gran inversión desde un principio en su sistema de riego, pero por muy pequeña que sea esa inversión, hemos de hacerla bien.

¿Qué tipo de riego es el adecuado?

Sea cual sea el tipo de producción que tengas, hay un sistema de riego para ti. En el caso de frutales, el goteo es la mejor opción, pero existen otros como la aspersión, muy utilizada en el cultivo del cereal. Estos sistemas de riego aprovechan al máximo el agua disponible, la distribuyen uniformemente y con la mínima perdida posible. un estudio de tu explotación ayudara a diseñar el tipo de sistema de riego necesario.

¿De dónde saco mi agua?

La mejor opción si no tienes agua accesible (balsas, acequias, etc.), es el uso de pozos, que mediante bombas controladas bombean el agua. El uso de variadores y bombas eléctricas permite controlar la velocidad y presión de la bomba, para mantener un flujo constante de agua.

¿Cómo controlo el riego?

Puedes seguir esperando a que te llegue el ador para levantar tu tajadera, o puedes automatizar tu sistema de bombeo para que riegue automáticamente cuando tu elijas. Y esta es una de la automatización, ya que hoy en día, podemos controlar nuestro sistema de riego desde cualquier rincón por ejemplo con nuestro teléfono móvil.

¿En dónde está el ahorro?

Como has podido ver, no hemos hablado de gasto en ningún momento, hemos hablado de inversión. Una inversión de futuro. El ahorro se produce en varios aspectos, ya que vamos ha ahorrar en mano de obra, consumo de energía y recursos hídricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.