Buen riego por aspersión

Los sistemas de riego por aspersión tratan de imitar a la lluvia. Para lograrlo, se canaliza el agua por unas tuberías a presión, y luego es propulsada mediante pulverizadores o aspersores, logrando elevarla, para que caiga simulando una lluvia.

Para conseguir un buen riego por aspersión necesitamos tener en cuenta varias cosas:

-La presión en el agua, necesaria para su elevación.

-La red de tuberías, bien distribuida y resistente a la presión.

-Aspersores o difusores adecuados, capaces de esparcir el agua a presión que les llega a la distancia y altitud adecuada.

-Nuestra fuente de agua ya sea de un depósito de agua, pozo u otros, y su presión de salida.

Presión en el agua

Necesitamos presión en la red de distribución y hemos de proporcionarla, teniendo en cuenta que el agua debe llegar al mismo tiempo y a la misma presión a las bocas donde se encuentran instalados los mecanismos de difusión (aspersores) con el fin de conseguir un riego uniforme. La segunda razón es que la presión del agua debe ser capaz de poner en marcha todos los aspersores al mismo tiempo, bien sean fijos o móviles, de riego más pulverizado o menos.

Red de tuberías

Nuestra red de tuberías, encargadas de distribuir el agua a todos nuestros aspersores. Es necesario un buen diseño y estudio técnico adecuado, ya que de él dependerá el éxito de la instalación.

Aspersores y difusores

Hoy en día existe una amplia gama de aspersores y difusores, adecuados para cualquier necesidad. Los más comúnmente utilizados en la agricultura son los giratorios circulares, y en jardinería se utilizan tanto fijos como móviles y rotatorios.  Son la parte más importante del equipo del riego por aspersión, y con ellos, produciremos el tipo de “lluvia” que deseamos simular.

Fuente de agua

Nuestra fuente de agua, aunque en ocasiones no le prestamos atención, es muy importante. De ella depende nuestro riego, y hemos de conocer la presión que nos es otorgada, su disponibilidad y calidad. Si se trata de un sistema de bombeo, desde un pozo o balsa, aparte de conocer presión y disponibilidad, se recomienda instalar un sistema de filtrado para impedir que las impurezas del agua y solidos pasen al sistema de riego, ya que esto podría taponar y dañar toda la instalación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.